Archivo | The Good Guys RSS feed for this section

El Starkote y Jacko Panza

17 Dic

Nadie va a echar de menos a The Good Guys, nadie menos yo. Al final hasta le había cogido cierto cariño a Dan y a Jack, aunque cada capítulo que pasara Liz me fuera cayendo aún peor que en el anterior. Era una serie bastante simpaticota, que suplía la falta de capacidad de enganche en los casos que investigaban los detectives con las salidas de tono inesperadas de Stark y la maravillosa relación que tenía con Bailey.

Y es que estos dos tíos de la foto no podían ser más diferentes que cuando empezó la serie. Mientras que Dan Stark era el típico policía salido de una peli de los 80 (cosa que se parodia constantemente con la peli Savage & Stark, que como el bigotudo nos recuerda constantemente es de 1985), violento, mujeriego y muy idealista; Jack Bailey era un tío con los pies en la tierra, metódico y respetuoso. Y, como en El Quijote, la grandeza de la serie es ver como el uno se influencia al otro y el otro al uno hasta llegar a un punto de equilibrio cuasiperfecto en el que son capaces de arrasar con cualquier cosa y a la vez detener a todos los “punks” que se les pongan por delante. Todo aderezado con explosiones y tiros, claro.

The Good Guys también tiene sus partes malas, por supuesto. Toda la relación de Jack y Liz sobrarba pero muchísimo. La tía me caía como una patada en el culo, y por qué no decirlo, a pesar de suponerse que más buena que un bocata de nocilla a mí no me resultaba nada atractiva. Justo al revés de lo que me pasaba con Samantha, que se supone que era una frikaza del quince y mírala a ella. Supongo que haber visto a Angela Sarafyan en la miniserie para internet Hot Sluts (que algún día hablaré de ella porque tela, con ese nombre ya os imagináis) habrá influído bastante.

Por otro lado, los casos ya empezaban a responder a un patrón fijo semana tras semana, a pesar de que ya al final le intentaran quitar ese elemento de repetición, casi siempre sin conseguirlo. El esquema era el siguiente: la pareja protagonista o veía o le era asignado un caso de muy poca monta que por la cabezonería de Dan o por orden directa de la Jefa de la comisaría acababan investigando. Poco a poco iban tirando del hilo hasta descubrir una trama criminal de proporciones apocalípticas, que desarticulaban poniendo en peligro sus vidas y las de los demas, normalmente con Dan en una vestimenta rara o directamente sin ellas, para que no les sirva de nada y sigan siendo los últimos monos del Dallas Police Department. Después de veinte capítulos, la cosa ya se empezaba a parecer un disco rallado. Y, sin embargo, me entretenía un huevo y medio.

Pero bueno, se acabó lo que se daba. Y no se puede decir que la FOX no haya luchado por sacarla adelante. Le ha dado cuarenta millones de oportunidades y la audiencia no ha respondido, y ya se sabe: lo que la audiencia decide, en las networks va a misa.

Siendo uno de los buenos

3 Oct

Con este post por fin terminamos con el repaso a las nuevas temporadas y estrenos de este año, al menos hasta que vuelvan Caprica y V y/o me dé por ver algo más así porque sí.

Terminamos con el estreno de la tercera de Being Erica, esa serie canadiense que nadie conoce y que es mi placer culpable preferido, y con la vuelta de la primera de The Good Guys después de ese parón al final del verano.

Ya hablé por aquí antes de The Good Guys, comentando lo poco que creo que va a durar en antena y criticando el hecho de que pensaran en meter un personaje femenino extra para atraer audiencias. Lo bueno es que de momento, a ese añadido no se lo ha visto por ninguna parte, aunque supongo que será porque este capítulo 10 ya estaría grabado antes de tomar esa decisión. Y tras verlo, me reafirmo en que no deberían hacerlo, que para culebrón ya tenemos el de Liz y Jack, que ha chupado bastante cámara en este episodio.

En lo que es el capítulo en sí, pues mantiene perfectamente el estilo de la serie, e incluso ha sido algo más gracioso que los últimos que hemos visto antes del parón. Los Georgianos han estado muy bien, y el prestamista hasta daba pena el pobre.

Habrá que disfrutar de esta serie, que está bastante pasable, durante los 8-9 capítulos que nos quedan antes de llegar a los 20 finales y acabe la temporada, porque dudo mucho que tenga una segunda.

Being Erica es una serie bastante curiosa. Ya no sólo por el hecho de mezclar la psicología con los viajes en el tiempo dándole un toque scifi a una tipo de serie que no se caracteriza por sus elementos fantásticos, si no por el tratamiento que se le dan a los problemas de la protagonista, la propia Erica Strange.

En esta tercera temporada los responsables de la serie han decidido jugársela y cambiar uno de los pilares de la serie, que es la terapia que la prota tiene con el Dr. Tom, pasando de ser individual a de grupo. Las implicaciones son bastante grandes y se notan ya en el primer capítulo, ya que Erica a partir de ahora ya no va a ir ni sóla ni sólo a su pasado. Veremos cómo afecta todo esto a la calidad de la serie, pero de momento les ha salido bien, porque este debut de temporada es interesante, aunque sólo sea por la novedad.

Fuera de lo que es la terapia, pues parece que las amigas y la familia de Erica están desaparecidas, aunque supongo que las veremos en algún momento conforme avance el año. En el ámbito profesional, el crear una editorial desde cero no va a ser nada fácil, y puede que Erica tenga que pagar un alto precio personal por ella.

Tengo ganas de ver cómo sigue la temporada. Sé que Being Erica no es que sea una serie que esté destinada a mi ámbito demográfico, pero me parece una serie cuidada y bastante sólida, a pesar de caer en algún cliché o alguna situación bastante previsible en ciertos momentos. Y sí, es ñoña y lagrimera, pero a mí me gusta, qué le vamos a hacer.

Let’s bust some punks!

10 Ago

Anuncian hoy los medios de comunicación especializados que la FOX ha decido meter un nuevo personaje femenino en The Good Guys. Con eso, pretenden que los líos amorosos tengan más peso en la serie, para así poder atraer al sector demográfico de las mujeres jóvenes.

Entiendo por qué lo hacen, pero no lo comparto. Sí, la serie no va muy bien de audiencias, pero para qué negarlo, si empiezas a meter líos entre los personajes -más allá de Jack y Liz, claro-, la serie pierde una gran parte de su gracia, que está precisamente en ver como Stark y Jack se meten es la situaciones más absurdas a partir de casos tontos. Y más si el protagonista de esos líos es Stark, ya que uno de sus puntos cómicos fuertes está en sus intentos para ligarse a toda mujer que pase por delante.

No nos engañemos, The Good Guys no es una serie increíblemente buena, pero lo que intenta hacer, que es un revival de las buddy movies de los 80, le sale genial. Bradley Whitford está genial haciendo de Stark, y es lo suficientemente entretenida y interesante para destacar en verano, cuando no hay casi nada en la tele. Pero en otoño, con la temporada televisiva en plena ebullición, y aunque sea los viernes, creo que no podrá pasar de la primera orden de capítulos, la verdad.

Por otro lado, la serie de los dos policías de Dallas no tiene pinta de ser precisamente barata, con explosiones y tiros por todos los lados. Unas audiencias discretas no le sirven para compensar el coste de la producción, así que lo que hace es jugársela al todo o nada. Aunque bueno, la FOX aunque muchas veces sorprende para mal cancelando antes de tiempo, otras se saca de la manga renovaciones milagrosas, véase Dollhouse. Veremos que pasa.

A %d blogueros les gusta esto: