Archive | House RSS feed for this section

¿Qué voy a ver en la temporada 2011/2012?

12 Sep

Como viene siendo habitual en los últimos años, el estreno de la nueva temporada de Sons of Anarchy da el pistoletazo avanzado de salida al curso televisivo estadounidense, aunque el plato gordo no llegue hasta dentro de un par de semanas. Así que va siendo hora de confeccionar el calendario de lo que voy a ver, o al menos empezar a ver, el año que viene. En total, y contando sólo lo que empieza de septiembre a noviembre, salen 48 series a la semana, y eso sin sumar las de otros países ni las que vaya viendo por culpa de las buenas críticas que se les den por la blogosfera. Ni añadir todas las que empiezan en midseason (que me llaman mucho más que las de temporada regular, la verdad), como Smash, Are You There, Vodka? It’s Me, Chelsea o Awake. Pero bueno, enumeremos las de ahora:

Nuevos estrenos:

The Playboy Club (NBC, 19 de septiembre)

Pan Am (ABC, 25 de septiembre)

Suburgatory (ABC, 28 de septiembre)

Homeland (Showtime, 2 de octubre)

American Horror Story (FX, 5 de octubre)

Hell on Wheels (AMC, 6 de noviembre)

Le echaremos un ojo:

New Girl (FOX, 20 de septiembre pero con preair ya rulando)

Free Agents US (NBC, 21 de septiembre)

Whitney (NBC, 22 de septiembre)

Person of Interest (CBS, 22 de septiembre)

Terra Nova (FOX, 26 de septiembre)

Man Up (ABC, 18 de octubre)

2 Broke Girls (CBS, 19 de octubre)

Grimm (NBC, 21 de octubre)

Once Upon a Time (ABC, 23 de octubre)

Allen Gregory (FOX, 30 de octubre)

Nuevas temporadas:

Sons of Anarchy (FX, 6 de septiembre)

Parenthood (NBC, 13 de septiembre)

It’s Always Sunny in Philadelphia (FX, 15 de septiembre)

Archer (FX, 15 de septiembre)

How I Met Your Mother (CBS, 19 de septiembre)

Glee (FOX, 20 de septiembre)

Raising Hope (FOX, 20 de septiembre)

The Middle (ABC, 21 de septiembre)

Modern Family (ABC, 21 de septiembre)

Blue Mountain State (Spike, 21 de septiembre)

The Big Bang Theory (CBS, 22 de septiembre)

Community (NBC, 22 de septiembre)

Parks and Recreation (NBC, 22 de septiembre)

The Office (NBC, 22 de septiembre)

The Mentalist (CBS, 22 de septiembre)

Nikita (CW, 23 de septiembre)

Fringe (FOX, 23 de septiembre)

The Simpsons (FOX, 25 de septiembre)

Family Guy (FOX, 25 de septiembre)

The Good Wife (CBS, 25 de septiembre)

Boardwalk Empire (HBO, 25 de septiembre)

American Dad! (FOX, 25 de septiembre)

The Cleveland Show (FOX, 25 de septiembre)

Being Erica (CBC, 26 de septiembre)

Dexter (Showtime, 2 de octubre)

Hung (HBO, 2 de octubre)

How To Make It In America (HBO, 2 de octubre)

House (FOX,3 de octubre)

The League (FX, 6 de octubre)

Bored to Death (HBO, 10 de octubre)

The Walking Dead (AMC, 16 de octubre)

Chuck (NBC, 21 de octubre)

Abandono:

Hawaii Five-O (CBS, 19 de septiembre)

Especial Superbowl XLV (I): Los episodios post-Superbowl

3 Feb

(Este domingo 6 de febrero se disputa el partido más esperado del año, la Superbowl XLV, que una vez más dirimirá el campeón final de la NFL enfrentando al campeón de la Conferencia Nacional, los Green Bay Packers, con los de la Conferencia Americana, los Pittsburgh Steelers. Esa noche Estados Unidos se para completamente, así que para no ser menos y crear algo de ambientillo, pararé yo también las actualizaciones normales y haré este especial. Espero que os guste y… Go, You Packers!)

Probablemente una de las mejores cosas que le puede pasar a una serie estadounidense es el ser elegida para llenar el hueco que queda después de la Superbowl, la final de la NFL. Aunque normalmente el partido se suele alargar hasta las diez y media u once de la noche en horarios de la costa este, el efecto arrastre de audiencia que deja la Superbowl asegura, salvo excepciones, unos ratings de entre 20 y 40 millones de personas, lo que es una barbaridad teniendo en cuenta que ahora mismo, salvo American Idol, el propio fútbol americano y NCIS, no suele haber audiencias mayores de 16-17 millones en una noche normal.

Este año el honor le corresponde a Glee, la serie del momento para la Fox, que parece que se tirará a la piscina con un episodio especial basado en el Thriller de Michael Jackson. Esto cuadra perfectamente con una de las estrategias a las que se recurre normalmente en estos casos, que es poner alguno de los programas que normalmente atrae mayores audiencias para la cadena, con la esperanza de retener el mayor número posible de público y poder vender paquetes publicitarios durante una hora más a precio de oro, siendo una la mayor noche del año en cuanto a ingresos publicitarios se refiere. Llama la atención el caso de Friends, que tuvo su oportunidad en 1996 y la aprovechó extremadamente bien, sacando casi 53 millones de audiencia, la mayor de la historia en este slot en concreto, récord al que se acercó la premiere de la segunda temporada de Survivor con algo más de 45 millones en 2001, siendo otro caso de este tipo de programación.

Sin embargo, existen también otras estrategias. Por ejemplo, es también bastante habitual ver como se programa un estreno en esa hora para darle una mayor exposición pública. Aunque esto cayó en desgracia después del fiasco en 1995 de Extreme, un programa de aventuras de ABC que se estrenó tras la victoria de los 49ers en la Superbowl XXIX y que a pesar del empuje que significó tener casi 23 millones de audiencia en su primer episodio aguantó sólo siente episodios en el aire por culpa de los bajos números posteriores. Family Guy y American Dad se estrenaron así en la FOX, y el último ejemplo de esto ha sido el reality Undercover Boss, el año pasado en la CBS.

Pero la estrategia más arriesgada de todas la puso en práctica la ABC en 2003 con la serie de J.J. Abrams y Jennifer Garner Alias, tratando de darle un empujón a una serie que siempre tuvo mucho éxito de crítica y un gran seguimiento de culto, pero en lo que fue audiencias siempre anduvo en un pelín más de la justa y necesaria para ir renovanado temporada tras temporada y ya, hasta terminar en 2006 como víctima de la Maldición de Mork y Mindy (ya hablaré de esto un día porque es realmente curiosa). A la cadena propiedad de Disney no le salió muy bien la jugada, consiguiendo sólo 17 millones y reteniendo sólo un 19% de la audiencia del partido, y todo a pesar de cómo empezó el capítulo.

Como os podéis imaginar, no es casual que se eligiera ese episodio (por cierto llamado “Phase One”) para meter una una Garner muy ligerita de ropa. Los capítulos post-Superbowl suelen contener argucias publicitarias varias, normalmente estrellas invitadas o grandes revelaciones, para mantener el interés en una noche en la que todos los ojos están puestos en un balón ovalado. Por ejemplo, el “The One After The Superbowl” de Friends fue una entrega doble en la que salían como actores invitados, entre otros, Julia Roberts, Chris Isaak, Jean-Claude Van Damme y Brooke Shields. O el de House en 2008, “Frozen”, en el que vimos la vuelta de Amber.

Ya véis, la noche de la Superbowl es realmente un también un gran acontecimiento para el mundo de la tele en Estados Unidos, y tengo la sensación de que Glee se acercará fácilmente el domingo a los 35 millones de televidentes, todos pendientes de la que se va a montar en un episodio que costó entre 3 y 5 millones de dólares, el más caro de la historia para uno emitido en este horario tan especial. Seguro que no decepciona.

Alegría en la casa de Carlitos y de tu madre

22 Sep

Seguimos con la semana grande de las series estadounidenses, y esta vez toca mirar algunas que están estrenando nueva temporada. En un tochopost sin precedentes, hablaremos de Chuck, House, How I Met Your Mother y Glee. Alguna ha vuelto mejor, otra peor, pero todas en su línea, sin mucho cambio grande ni mucha revolución.

Después de un final de tercera temporada que nos había dejado a Mr. Bartowski como civil que había encontrado unos archivos supersecretos de su madre, el inicio de la cuarta de Chuck nos lleva en esa búsqueda de su progenitora en lo que parece que va a ser la trama principal del año, mientras Sarah y Casey se van de misión especial para detener a un traficante de armas muy poderoso. Por supuesto, las dos tramas se acabarán entrelazando para acabar con Chuck de vuelta en la CIA. Además, la relación entre Sarah y éste va viento en popa y están más felices, enamorados y ñoños que nunca.

Entre otras cosas, hemos visto la reconstrucción del Buy More en una base superguay de la Agencia, dirigida por nada más y nada menos que por la General Beckmann. Es agradable ver a esta actriz fuera de la pantalla del ordenador de Castle, pienso que hasta ahora tenían en ella un potencial desaprovechado y quizás a partir de ahora brille por sí misma. Pero teniendo en cuenta la nueva función de la tienda y dado que no se ha visto por ningun lado a los habituales del Buy More, ¿significará que no estarán más en la serie, o que su presencia se verá aún más reducida? Espero que no, porque se echará mucho de menos a los Jeffster, sus actuaciones eran siempre uno de los puntazos de la serie. Tampoco hemos visto al Captain Awesome, aunque supongo que eso sería más por presupuesto que por otra cosa.

Chuck es una de las series que normalmente al acabar la temporada siempre está más cancelada que viva, y acaba siendo renovada in extremis. Y sin embargo me parece una de las más entretenidas que se pueden encontrar en la tele actual. Esperemos que las audiencias acompañen este año y no tengamos que sufrir al llegar los upfronts, como siempre.

Este lunes también ha vuelto el Rey de los Diagnósticos Chunguérrimos, House. Después de dejarnos en su sexta temporada muertos de ganas por saber cómo iba a continuar el rollito entre Greg y Cuddy, han empezado en el mismo momento donde lo habían dejado: en casa del primero y a punto de consumar. Y efectivamente, lo han hecho, y también han empezado una relación seria. Al mismo tiempo, vemos como House la caga y casi hace que cierren medio hospital por querer pasar medio día con Lisa, y sacándole su equipo del paso, en lo que ha sido una inteligente manera de meter un caso de la semana que apenas ha tenido importancia.

Veremos como evoluciona la relación entre la Directora del Hospital y House. Pienso que la premonición que este último soltó cuando Cuddy salía por la puerta acertará bastante con lo que nos encontraremos esta temporada, y el sufrimiento de ésta va a ser bestial, sobre todo cuando pase esa luna de miel por la que todos los amoríos pasan al principio.

Y en cuanto al resto, ¿cómo afectará la marcha de Thirteen a la serie? Porque sí que se va de verdad, ella va a rodar nosequé pelicula. No es que saliera muchísimo la temporada pasada, pero era una parte importante del equipo, y sus capítulos (como cuando le enseña las tetas a Taub, de lo que se hizo referencia en éste) tenían chispilla.

En resumen, House entra en una etapa que puede salir bien o puede salir muy mal, y es que meterlo en una relación estable, que es algo que no hemos visto hasta el momento, es peligroso. Sabemos que si les sale mal, House se vuelve aún más autodestructivo que de costumbre, como cuando vimos su recaída con Stacy, la abogada. Y si no lo hacen lo suficientemente interesante, pueden cargarse la serie.

Otra más, How I Met Your Mother. Parece que de una vez se van a meter de lleno en aclarar el misterio que da nombre a la serie, la búsqueda de la madre. Un misterio que cada vez me va dando más igual, la verdad. Y es que ya no les queda mucho por donde estirar, así que tiene pinta de que le van a dar carpetazo en una temporada que quizá sea más lineal y con menos capítulo autoconclusivo.

Lily y Marshall empiezan a ir a por el hijo, lo que de momento nos trajo los momentos más graciosos del capítulo, cuando Eriksen sale del trabajo entre los ánimos, aplausos y consejos de sus compañeros (junto al momento High Six). Lo de Rachel Bilson al final de capítulo ha sido sorprendente, y no me lo esperaba. Que por cierto, qué raro que no entraran en el tema de… ¿Ha pasado eso justo despúes de haber salido conmigo? ¿Se volvió así por mi culpa?

Por otro lado, Robin intenta superar su ruptura con Don, lo que en un principio no consigue, y la vemos en uno de sus momentos más bajos de toda la serie. Y Barney, como siempre, aunque no se haya lucido mucho en este capítulo.

La verdad, espero que superen en esta temporada el bajón creativo de la anterior, que hizo que en la mayoría de los capítulos la gracia brillara por su ausencia, quitando apariciones esporádicas de Barney. Cada vez que vemos capítulos de las dos o tres primeras temporadas me dan ganas de llorar viendo la diferencia que había con los de la pasada (salvo excepciones, como “The Playbook”). Pero bueno, parece que este inicio de la sexta temporada es un buen paso en esa dirección.

Y acabamos con la que fue la serie nueva más exitosa del año pasado, Glee. Después de un back nine que para mi fueron unos capítulos más bien maliños, este primer episodio de la segunda me recordó por qué me gustó tanto al principio. Los primeros cinco minutos han sido grandísimos y las machadas de Brittany siguen siendo tan rompedoras como siempre.

Hemos visto como la historia se repite, con unos paralelismos más que evidentes entre este capítulo y el piloto. Finn encuentra a Sam de la misma manera en la que Will le encontró a él, cantando en la ducha, y el profesor y Sue le están haciendo a Beiste lo mismo que lo que la entrenadora de los Cheerios le hizo a él por motivos presupuestarios (unos cambios que en el caso de los Cheerios parecen bastante razonables, por cierto). Sin embargo el resultado es diferente, cuando Sam decide que no le merece la pena sacrificar su puesto como QB1 (se nota que estoy viendo Friday Night Lights, ¿eh?) solo por entrar en el Glee Club, volviéndose competidor directo de Finn; y por el otro lado Will se da cuenta de que Beiste no es tan mala persona como parecía en un principio y decide parar con el acoso y derribo antes de sentirse peor por ella.

Los nuevos personajes en general no me gustan. Sunshine Corazón de momento me parece bastante repipi, Sam me parece idiota y Beiste es la única que me parece interesante, pudiéndose convertir en una persona que sirva de balance entre Will y Sue. Por cierto, ¿qué es eso de hacer romper a Artie y a Tina así como así después de toda el rollo con ellos que nos metieron en un par de capítulos? Entiendo que tuvieran que darles una trama, pero vamos, pienso que podía habérseles ocurrido algo mejor.

Por lo demás, todo como siempre. El ratio canciones por capítulo sigue siendo demasiado elevado para mi gusto, y siguen teniendo el defecto de que se nota mucho el playback. Y a todo esto, el episodio de la semana que viene va a ser fundamental para colocar en el trono definitivamente a Brittany o para joderla directamente. Acostumbrada a verla vomitando sus oneliners, si no saben mantener la gracia que tiene esta chica en una entrega dedicada a ella van a estropear uno de los mejores personajes de la serie. Pero bueno, en general, este inicio de temporada ha estado muy bien, para mí el mejor de los cuatro que comentamos hoy.

A %d blogueros les gusta esto: