Archivo | 30 Rock RSS feed for this section

Las treinta teorías de la oficina de la comunidad

24 Sep

Y por fin hemos llegado a la primera edición de este año de la guerra de los jueves, en la que la CBS y la NBC han puesto sus sitcoms de más exito mas CSI y The Mentalist a pelearse por la preciada audiencia. Viendo los datos, The Big Bang Theory no ha conseguido hundir Community como pensaba la cadena del ojo, y ha aguantado bastante bien manteniendo las cifras de la temporada pasada, que aún así no eran para tirar cohetes; $#*! My Dad Says ha conseguido ganarle la partida a 30 Rock; y CSI no ha conseguido superar a The Office ni a Outsourced en el sector demográfico 18-49 años, que es el que realmente cuenta, aunque sí en espectadores totales. Esta guerra de cifras se ha reflejado en los diálogos de las series, por cierto, y hemos visto puyas desde Community a $#*! My Dad Says y (aunque no sé si involuntariamente) desde The Office a Community a través de Betty White.

Pero bueno, hablemos de lo que realmente nos interesa, que son las series en sí y no las cifras que hagan. Aún tengo shows por ver de días atrás, pero me apetecía ver las sitcoms, así que de los pendientes pues hablaremos más adelante. Hoy nos centramos en las que ya estaban establecidas, que son 30 Rock, CommunityThe Big Bang Theory y The Office.

La serie de Tina Fey ha vuelto regulera, la verdad. Parece que no es capaz de salir del bajón en el que cayó en a finales de la tercera temporada, y no tiene pinta de que lo haga en un futuro, lo que es una pena porque esos primeros años fueron grandiosos.

En este capítulo no creo que haya funcionado ninguna trama, ni la de Liz, Jack y sus amoríos, ni la de Jenna como productora ejecutiva, ni la de Tracy y Kenneth (lo que es raro, porque este chaval siempre suele ser graciosísimo cuando se le da algo de protagonismo). Aún así, ha sido agradable ver a este último como empleado de la CBS en lo que es otro guiño a la competencia bestial que tienen ésta y la NBC, aunque me imagino que pronto lo mandarán de vuelta a casa.

Visto que últimamente los personajes principales no les funcionan, quizá deberían probar a darle más protagonismo al equipo de guionistas de TGS, que parece que no sirven más que para soltar la coña en un momento determinado; y sobre todo a Grizz y a Dot Com, que están desaparecidísimos. Quizá así tengamos algo de frescura en una serie que en este instante la necesita.

Después de ese inesperado final de su primera temporada, Community ha tratado lo que tenía que tratar en el inicio de su sophomore season, que eran las implicaciónes de ese beso entre Annie y un Jeff totalmente ido por la declaración de amor de Britta en medio y medio de todo el mundo. Como era de esperar, la situación ha estallado en el que pienso que fue el mejor capítulo de los cuatro de este post.

Plagado aún de más metareferencias que de costumbre, vemos como el grupo de estudio se desmorona completamente por culpa de las tensiones internas en parte provocadas por ese beso, en parte porque Pierce es el hazmerreír del grupo y en parte porque Abed es demasiado Abed. Aún así, en un emotivo discurso, Jeff salva el día antes de ser brutalmente atacado por una Betty White, grandísima como siempre, como profesora de arqueología. El pique entre Jeff y Britta por quedar mejor delante de la gente después de que el primero sea visto como el malo y la segunda como la heroína de la universidad es brutal, llegando a límites insospechados por culpa de Abed.

Y la venganza del Señor Chang puede ser terrible, estoy muerto de ganas por ver qué va a hacer una vez que esté dentro del grupo de estudio. De momento ya nos dejó la perla del momento Gollum, y seguro que nos proporciona muchas más en el futuro. Y es que librarse de un personaje tan bueno así, sólo porque acabara el curso que impartía era un gran desperdicio…

Pero bueno, en resumen, ha sido un muy buen capítulo, que aunque no haya llegado al nivel del enorme “Modern Warfare” me ha hecho estar con carcajadas bastante rato.

A pesar de tirar mucho de tópicos, el capítulo de debut de la cuarta temporada de The Big Bang Theory ha estado mucho mejor que de costumbre. Por un lado vimos la primera cita entre Sheldon y Amy con Penny de aguantavelas y por el otro el brazo robótico de Howard lo manda al hospital al quedarse trabado mientras éste se masturbaba.

Esta última parte es una trama que se ha visto miles y miles de veces en series de todo tipo y condición, así de repente se me viene a la cabeza el fallido trío de Charlie Runkle en Californication, por ejemplo; y además en este caso se veía a leguas que iba a pasar. El que tiraran de un tópico ya tan manido es un claro indicador del desgaste creativo que lleva ya encima, y que hace que sólo se sustente en los chistes sobre frikadas, que en general en este capítulo han sido bastantes sólidos.

Va a ser bastante interesante ver a Sheldon en una relación con Amy Farrah Fowler. Teniendo en cuenta que los dos personajes son clavados y que parece que hay química entre Parsons y Mayim Bialik, quizá nos puedan dar los mejores momentos de muchos capítulos, tal y como ha pasado en éste, en el que el rato en el que calculan con cuántos hombres ha salido y ha tenido relaciones Penny ha sido lo que más gracia me ha hecho.

En definitiva, The Big Bang Theory parece que va a convertise en la nueva Two and a Half Man si es que no lo es ya (no en vano las dos son del mismo tío, Chuck Lorré). Y es una pena, porque había empezado bastante bien.

Y terminamos con The Office. Sabemos que Steve Carell lo deja cuando acabe la temporada, así que parece que los guionistas están abriendo tramas para llevar a darle una despedida decente, además de darle más peso a los secundarios para no tener que depender tanto del nuevo jefe una vez en temporadas venideras.

Así, la trama de Michael y de su sobrino quizá sea la que le dé la puntilla a su participación en Dunder Mifflin, ya que no creo que sea capaz de aguantar las sesiones con Toby obligadas por lo que le hizo a su sobrino y nuevo asistente, y si no lo consigue probablemente tenga muchos problemas legales.

Y en cuanto a los secundarios, el hecho de que les hayan dado créditos de “starring” a todos da una indicación de que van a tener una importancia creciente según pasen los capítulos. De momento ya le han abierto una trama propia a Gabe junto a la de Andy y Erin, y la verdad, no sé si me gusta mucho que lo hayan metido en medio de los dos; esta relación es tan Pam-Jim reloaded que por mí que los hagan estar juntos para siempre de una vez y pasen a otra cosa. También le han dado una historia pequeñita a Ryan con su nuevo chanchullo digital y a Kelly con su curso en Yale; y me imagino que en siguientes capítulos se las irán abriendo al resto (una para Creed ya, ¡por favor!).

El capítulo en sí, pues estuvo normalito. No llegó a los extremos de aquel horror llamado “Mafia”, pero tampoco fue de los mejores de la serie. Eso sí, parece que mejora sobre los de la sexta temporada. Eso sí, el mejor momento del episodio, ese pseudovideoclip casero del principio, lo que no dice mucho, la verdad. Pero bueno, veremos como evoluciona y cómo can lidiando con la marcha de Carell, habrá que estar atentos.

A %d blogueros les gusta esto: