Archivo | An Idiot Abroad RSS feed for this section

La vuelta al mundo de un idiota

14 Feb

En la entrada que escribí hace unos cuantos días sobre The Ricky Gervais Show comentaba que la sección sobre los diarios de Karl Pilkington eran surrealistas. Resulta que pocos días después, descubrí que tomando la base de esos diarios aún sin decirlo explicitamente, a Stephen Merchant y a Ricky Gervais se les ocurrió que podían mandar a Karl a países exóticos a ver cómo se desenvolvía en tierras extrañas. Así nació An Idiot Abroad, un programa de viajes de ocho capítulos que se emitió en la Sky británica a finales de 2010.

En siete de ocho capítulos de los que se compone la primera temporada acompañamos a Karl en un viaje alrededor del mundo para ver las siete Maravillas del Mundo, mientras que en el octavo el propio Pilkington, Gervais y Merchant hacen un repaso de las aventuras del calvito en lo que parece más un capítulo de la serie de animación de la HBO pero con actores reales que a una conclusión de un programa de viajes normal.

Para nosotros, además de ser un viaje en el que se trata con la cultura local desde el punto de vista de alguien que está más que acostumbrado a su zona de comodidad y no es capaz de salir de ella voluntariamente, también es un viaje en el que descubrimos quién es realmente Karl Pilkington, qué es lo que le hace tan especial y cuál es realmente su filosofía de vida. Es que el tío está realmente trallado, es el típico que va a las Pirámides egipcias y en vez de fijarse en ellas se fija en lo fina que es la arena allí o alguna otra cosa por el estilo. El refrán que dice “cuando el sabio apunta al cielo el tonto mira al dedo” le viene que ni pintado.

Sin embargo, esa… llamémosle cualidad es lo que hace que este programa de viajes sea diferente a todos los que se han visto hasta el momento. El hecho de que no le llama la atención lo que le llamaría a una persona normal provoca que salgan cosas en pantalla que en cualquier otro show del estilo jamás saldrían, y que son realmente curiosas. Por ejemplo, una de sus fijaciones parecen ser los váteres o la falta de ellos, y si es diferente a lo que estamos acostumbrados en el mundo occidental puedes estar seguro de que los vas a ver, Karl se encargará de ello.

Por supuesto, un programa de estos tres tíos no sería lo mismo sin que Karl fuera puteado por los otros dos. Y a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia, el teléfono es el medio perfecto para comunicarse en estos casos, así que los puteos, las pruebas ridículas que le mandan hacer y las broncas por pensar que está de vacaciones y no currando son una constante del programa. De hecho, tiene hasta ciertos componentes de un “cómo se hizo”, porque entre otras cosas se relata el por qué de ese título o si va a haber una segunda temporada, que aunque el calvito no quisiera, se va a hacer pero de “cosas que hacer antes de morir”, supongo que porque eso le permitirá llevar un ritmo más relajado.

Y yo que me alegro, porque otra cosa no, pero es un programa divertido y curioso, muy digno de ver. El hecho de que haya segunda temporada es una alegría para mí, porque me reí bastante viendo las reacciones de Karl a las situaciones que se presentaban. Así que esperaremos con ganas a los meses finales de este año para ver exactamente qué se van a sacar de la manga esta vez.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: