Archivo | Family Guy RSS feed for this section

¿Qué voy a ver en la temporada 2011/2012?

12 Sep

Como viene siendo habitual en los últimos años, el estreno de la nueva temporada de Sons of Anarchy da el pistoletazo avanzado de salida al curso televisivo estadounidense, aunque el plato gordo no llegue hasta dentro de un par de semanas. Así que va siendo hora de confeccionar el calendario de lo que voy a ver, o al menos empezar a ver, el año que viene. En total, y contando sólo lo que empieza de septiembre a noviembre, salen 48 series a la semana, y eso sin sumar las de otros países ni las que vaya viendo por culpa de las buenas críticas que se les den por la blogosfera. Ni añadir todas las que empiezan en midseason (que me llaman mucho más que las de temporada regular, la verdad), como Smash, Are You There, Vodka? It’s Me, Chelsea o Awake. Pero bueno, enumeremos las de ahora:

Nuevos estrenos:

The Playboy Club (NBC, 19 de septiembre)

Pan Am (ABC, 25 de septiembre)

Suburgatory (ABC, 28 de septiembre)

Homeland (Showtime, 2 de octubre)

American Horror Story (FX, 5 de octubre)

Hell on Wheels (AMC, 6 de noviembre)

Le echaremos un ojo:

New Girl (FOX, 20 de septiembre pero con preair ya rulando)

Free Agents US (NBC, 21 de septiembre)

Whitney (NBC, 22 de septiembre)

Person of Interest (CBS, 22 de septiembre)

Terra Nova (FOX, 26 de septiembre)

Man Up (ABC, 18 de octubre)

2 Broke Girls (CBS, 19 de octubre)

Grimm (NBC, 21 de octubre)

Once Upon a Time (ABC, 23 de octubre)

Allen Gregory (FOX, 30 de octubre)

Nuevas temporadas:

Sons of Anarchy (FX, 6 de septiembre)

Parenthood (NBC, 13 de septiembre)

It’s Always Sunny in Philadelphia (FX, 15 de septiembre)

Archer (FX, 15 de septiembre)

How I Met Your Mother (CBS, 19 de septiembre)

Glee (FOX, 20 de septiembre)

Raising Hope (FOX, 20 de septiembre)

The Middle (ABC, 21 de septiembre)

Modern Family (ABC, 21 de septiembre)

Blue Mountain State (Spike, 21 de septiembre)

The Big Bang Theory (CBS, 22 de septiembre)

Community (NBC, 22 de septiembre)

Parks and Recreation (NBC, 22 de septiembre)

The Office (NBC, 22 de septiembre)

The Mentalist (CBS, 22 de septiembre)

Nikita (CW, 23 de septiembre)

Fringe (FOX, 23 de septiembre)

The Simpsons (FOX, 25 de septiembre)

Family Guy (FOX, 25 de septiembre)

The Good Wife (CBS, 25 de septiembre)

Boardwalk Empire (HBO, 25 de septiembre)

American Dad! (FOX, 25 de septiembre)

The Cleveland Show (FOX, 25 de septiembre)

Being Erica (CBC, 26 de septiembre)

Dexter (Showtime, 2 de octubre)

Hung (HBO, 2 de octubre)

How To Make It In America (HBO, 2 de octubre)

House (FOX,3 de octubre)

The League (FX, 6 de octubre)

Bored to Death (HBO, 10 de octubre)

The Walking Dead (AMC, 16 de octubre)

Chuck (NBC, 21 de octubre)

Abandono:

Hawaii Five-O (CBS, 19 de septiembre)

Especial Superbowl XLV (I): Los episodios post-Superbowl

3 Feb

(Este domingo 6 de febrero se disputa el partido más esperado del año, la Superbowl XLV, que una vez más dirimirá el campeón final de la NFL enfrentando al campeón de la Conferencia Nacional, los Green Bay Packers, con los de la Conferencia Americana, los Pittsburgh Steelers. Esa noche Estados Unidos se para completamente, así que para no ser menos y crear algo de ambientillo, pararé yo también las actualizaciones normales y haré este especial. Espero que os guste y… Go, You Packers!)

Probablemente una de las mejores cosas que le puede pasar a una serie estadounidense es el ser elegida para llenar el hueco que queda después de la Superbowl, la final de la NFL. Aunque normalmente el partido se suele alargar hasta las diez y media u once de la noche en horarios de la costa este, el efecto arrastre de audiencia que deja la Superbowl asegura, salvo excepciones, unos ratings de entre 20 y 40 millones de personas, lo que es una barbaridad teniendo en cuenta que ahora mismo, salvo American Idol, el propio fútbol americano y NCIS, no suele haber audiencias mayores de 16-17 millones en una noche normal.

Este año el honor le corresponde a Glee, la serie del momento para la Fox, que parece que se tirará a la piscina con un episodio especial basado en el Thriller de Michael Jackson. Esto cuadra perfectamente con una de las estrategias a las que se recurre normalmente en estos casos, que es poner alguno de los programas que normalmente atrae mayores audiencias para la cadena, con la esperanza de retener el mayor número posible de público y poder vender paquetes publicitarios durante una hora más a precio de oro, siendo una la mayor noche del año en cuanto a ingresos publicitarios se refiere. Llama la atención el caso de Friends, que tuvo su oportunidad en 1996 y la aprovechó extremadamente bien, sacando casi 53 millones de audiencia, la mayor de la historia en este slot en concreto, récord al que se acercó la premiere de la segunda temporada de Survivor con algo más de 45 millones en 2001, siendo otro caso de este tipo de programación.

Sin embargo, existen también otras estrategias. Por ejemplo, es también bastante habitual ver como se programa un estreno en esa hora para darle una mayor exposición pública. Aunque esto cayó en desgracia después del fiasco en 1995 de Extreme, un programa de aventuras de ABC que se estrenó tras la victoria de los 49ers en la Superbowl XXIX y que a pesar del empuje que significó tener casi 23 millones de audiencia en su primer episodio aguantó sólo siente episodios en el aire por culpa de los bajos números posteriores. Family Guy y American Dad se estrenaron así en la FOX, y el último ejemplo de esto ha sido el reality Undercover Boss, el año pasado en la CBS.

Pero la estrategia más arriesgada de todas la puso en práctica la ABC en 2003 con la serie de J.J. Abrams y Jennifer Garner Alias, tratando de darle un empujón a una serie que siempre tuvo mucho éxito de crítica y un gran seguimiento de culto, pero en lo que fue audiencias siempre anduvo en un pelín más de la justa y necesaria para ir renovanado temporada tras temporada y ya, hasta terminar en 2006 como víctima de la Maldición de Mork y Mindy (ya hablaré de esto un día porque es realmente curiosa). A la cadena propiedad de Disney no le salió muy bien la jugada, consiguiendo sólo 17 millones y reteniendo sólo un 19% de la audiencia del partido, y todo a pesar de cómo empezó el capítulo.

Como os podéis imaginar, no es casual que se eligiera ese episodio (por cierto llamado “Phase One”) para meter una una Garner muy ligerita de ropa. Los capítulos post-Superbowl suelen contener argucias publicitarias varias, normalmente estrellas invitadas o grandes revelaciones, para mantener el interés en una noche en la que todos los ojos están puestos en un balón ovalado. Por ejemplo, el “The One After The Superbowl” de Friends fue una entrega doble en la que salían como actores invitados, entre otros, Julia Roberts, Chris Isaak, Jean-Claude Van Damme y Brooke Shields. O el de House en 2008, “Frozen”, en el que vimos la vuelta de Amber.

Ya véis, la noche de la Superbowl es realmente un también un gran acontecimiento para el mundo de la tele en Estados Unidos, y tengo la sensación de que Glee se acercará fácilmente el domingo a los 35 millones de televidentes, todos pendientes de la que se va a montar en un episodio que costó entre 3 y 5 millones de dólares, el más caro de la historia para uno emitido en este horario tan especial. Seguro que no decepciona.

Los shows de las familias simplonas

28 Sep

Después de dos días sin actualizar el blog por problemas técnicos, que básicamente consistieron en reinstalar Windows por querer jugar al Civilization V, volvemos a la carga con los estrenos de la que ya es la semana pasada. Durante un par de días intentaré escribir un par de entradas diarias para compensar.

En esta toca hablar del Animation Domination de la FOX, que volvió ayer a medias quitando American Dad para hacer hueco para el episodio de una hora de Family Guy. Y como no podía ser de otra manera, las tres sacaron los cañones para empezar la temporada.

A este capítulo de The Simpsons se le dio una promoción enorme aprovechando que venían los chicos de Glee. Y sin embargo, aunque el capítulo no estuvo mal, en ese sentido fue una gran decepción. Si estuvieron más de dos minutos en pantalla, ya me parecen muchos. Y no es que me queje, que a mi me encanta The Flight of the Conchords, que fueron los verdaderos protagonistas del episodio, y su serie para HBO me flipaba; pero estoy seguro de que todo el mundo esperaba más.

En este capítulo vimos como Homer y Bart se iban a Europa acompañando a Krusty, que en teoría iba a recoger el Premio Nobel de la Paz, aunque sólo era una tapadera para juzgarlo en el Tribunal Penal Internacional por afrentas varias a europeos. En realidad, esta trama sólo era una excusa para por un lado decir claramente lo que ya sabíamos después de 21 años de Simpsons, y es que Krusty es un fraude sin gracia, y por el otro reírse un poco de Europa y los europeos.

Respecto a esto último me llegó al alma el momento del reproductor de DVD multiregión, cuando el primo le dice a la persona del jurado que que se lo devuelva antes que va a hcer una fiesta para ver The Real Housewives of Atlanta. ¿Crítica a los europeos por ver la mierda que llega de Estados Unidos y no lo bueno? ¿O simplemente por estar demasiado americanizados en lo que a tele se refiere?

En la otra trama, vimos como Lisa se iba a un campamento de arte, en los que los alumnos son alter egos de Finn, Rachel y Mercedes de Glee y los monitores son Bret y Jemaine de The Flight of the Conchords pero con otro nombre. Cuando acaba el tiempo del “campa”, Lisa queda enamorada del estilo de vida de estos dos, asi que se escapa y se marcha a casa de los neozelandeses, donde se da cuenta de que no todo era lo que parecía y que en realidad su vida era una mierda.

La verdad, con la última parte de esta trama me pareció estar viendo un capítulo especial de Flight of the Conchords más que uno de The Simpsons. Todos los elementos de la primera estaban presentes: el patetismo de los personajes, las canciones chorras, el apartamento cutre… llega a salir Murray y ya compruebo el nombre del archivo a ver si es que me equivoqué. Y tanto rollo para recodarnos que la vida del artista de verdad es muy dura, y no es el glamour y el dinero que se ve en el Sálvame, en el Hola y en la MTV.

Un muy buen capítulo para iniciar la que ya es la temporada veintidós. A ver si siguen así, que con la familia amarilla nunca se sabe…

Esta temporada marca un hito para Family Guy: es la primera que hacen en 16:9 y HD. Y se ha notado que para ellos era algo importante, en este capítulo especial de 40 minutos nos han metido planos y situaciones que servían para demostrar de lo que eran capaces en el nuevo formato de emisión.

El episodio en sí, pues un clásico whodunnit tipo Cluedo: los vecinos de Quahog reciben invitaciones para pasar un fin de semana en una casa con motivo de una fiesta, y allí los irán matando uno a uno. Los supervivientes se embarcarán en la búsqueda del asesino, etc, etc, etc…

Ahora, han tenido mucho cuidado a la hora de matar a los personajes. Todos han sido o muy secundarios o directamente salían por primera vez. La asesinada más importante fue Muriel Goldman, la mujer de Mort y madre de Neil, y con eso ya lo digo todo. Es una pena, quizá deberían haber aprovechado para matar a Meg, que es un personaje que hace mucho tiempo que no pinta nada de nada en la serie.

Pero bueno, el capítulo no me gustó mucho. No sé si sería porque estoy pillando un gripazo y no estaba de humor para este tipo de cosas cuando buscaba chorradas y entretenimiento ligero que no me hiciera pensar; pero no me hizo reír ni una sóla vez…

Y terminamos con el spin-off de la anterior: The Cleveland Show. Para el inicio de su segunda temporada también ha tirado de guest stars de las grandes, nada más y nada menos que Kanye West (por segunda vez) y Barack Obama (creo que no era su voz real, no estoy 100% seguro).

Resumencillo: Cleveland se da cuenta de que Barack Obama era el Barry Obama con el que jugaba al baloncesto de pequeño, y se deprime al comparar lo que ambos han conseguido en sus vidas. Así que para compensar, decide meter en casa a Kenny West y a su hija, que vivían en el coche. Mientras Rallo se liga a la niña, Cleveland intenta convertir al rapero en él mismo, pero se da cuenta de que no era la manera, así que juntos van a por lo más alto.

La trama de Rallo directamente sobraba, y el resto de los personajes estuvieron totalmente desaparecidos. Que eso lo hagas a mitad de temporada vale, pero en una premier no me parece bien, que muchas veces se echan de menos y hay mono. Y eso va también para todas las series que lo hacen.

La trama de Cleveland y Kanye estuvo bien. El momento en el que los dos se ríen igual y justo cuando salen al escenario del concierto por la niña del pozo quizá fueron los dos mejores de un capítulo que en general fue bastante normalito.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: