Archivo | Internet RSS feed for this section

Strippers y bolas de discoteca

18 Dic

Todo el mundo sabe que en Internet te puedes encontrar de literalmente de todo. Y si buscas “Hot Sluts”, pues lo que seguramente vas a encontrar es porno, pero también pueden aparecer resultados sobre una miniserie de seis capítulos que hizo la gente de atom.com en 2009. Con ese nombre ya os podéis imaginar por donde va el tema.

La gracia principal de Hot Sluts es ver a Alison Brie y a Angela Sarafyan en papeles que normalmente no son los que hacen en televisión, que es el de mojigata rarita, tanto en Community como en The Good Guys. La primera interpreta a la típica paleta de pueblo estadounidense que llega a la gran ciudad a intentar labrarse una vida como actriz, cantante y bailarina y que acaba trabajando en una discoteca (llamémosle así) para sacarse unas perrillas, donde es acogida como protegida de una de las camareras allí, que es el personaje de la Sarafyan, una chica de Europa del Este bastante violenta y que no consiente ni una. Después tenemos a las dueñas de la discoteca, que al no ir muy bien económicamente deciden que la culpa es de la miniatura de bola de discoteca que tienen colgada y deciden comprar una que sea lo más grande que se ha visto nunca; y al camarero guaperas bastante cabroncete que intentará ligarse a la Brie.

Como diría Homer, todo se resolverá… con erótico resultado. Porque sí, la foto resume muy bien lo que hay: esta serie está hecha para poner cachondo al personal paseando a las protas en minipantalones y sujetador de brillantes y nada más. El guión es una puta mierda sin sentido ninguno, y ni siquiera resulta graciosa. Pero si tienes media hora para ver los seis capítulos que tiene y te apetece babear bastante viéndolas, esta es tu miniserie, y los de atom.com lo saben. Mi duda es por qué Alison Brie, que de aquella ya hacía de Trudy en Mad Men, pensó que era una buena idea implicarse en el proyecto, porque vaya tela.

¡Bri bri brigada moraaaaaal!

25 Nov

Antes de todo, decir que La Brigada Moral es la primera serie que hace un colega mío, Juan Alfredo Amil, y su grupo Wang Txu Free, y que quizá no soy todo lo imparcial que debería, pero al menos lo voy a intentar.

La Brigada Moral es, ante todo, una parodia a lo bestia de las buddy movies aquellas de los 70-80, con un huevo de humor escatológico y metahumor autorreferente. No es una serie para todos los públicos ni para todas las sensibilidades, desde luego, pero si no te sientes ofendido porque a alguien se le proponga comerse la mierda de Jennifer López, no sé a que esperas a verla.

A la hora de ver series de internet de gente que está empezando, hay que tener en cuenta varias cosas. La primera, el presupuesto suele ser ridiculérrimo para lo que se pretende hacer, lo que ocasiona que los efectos, cuando los hay, van a ser cutres no, lo siguiente. La segunda, es que los actores no son profesionales, muchas veces no son ni actores. La Brigada Moral cumple estos dos puntos perfectamente: los efectos tan cutres que incluso añaden gracia a la serie, y a los actores se les escapa muchas veces el acento propio en vez de el castellano que tanto intentan marcar.

Pero todo esto es perdonable, porque lo que de verdad importa en estas series es el guión. Y de eso, La Brigada Moral va muy bien, aunque como todo, no es perfecto. Los diálogos están muy bien, y Charlie Cortés es la jodida caña. Sin embargo, tiene sus cosas que no funcionan. Recuerdo especialmente el final del capítulo 2, donde el secuaz del malo, Soldado Nº46, pregunta que por qué salen siempre al final, y aprovechan para explicar qué es un cliffhanger y hacerle un pequeño homenaje-puya a Lost. Pero simplemente, era muy pronto en la serie. Si hubiera sido en el capítulo 5 o así, hubiera funcionado mucho mejor, pero claro, también corres el riesgo de que la gente se ralle por ver siempre a los mismos al final, y la historia quizá no pudiera avanzar con el buen ritmo que lleva hasta ahora. Que por cierto, esta serie es un poco como Community en ese sentido, acabas aprendiendo muchos términos técnicos.

Y hablando de metahumor, en el capítulo 8 (el último hasta el momento) me flipó el grado de autoconsciencia al que llega la serie. Ahí estaba yo pensando que ya se estaban pasando con tanta coña de ese estilo, sólo para que de repente, se rían de ellos mismos precisamente por eso que estaba pensando. Me quedé a dos velas, y me demostró buen manejo del guión.

La Brigada Moral tiene un nuevo capítulo cada quince días en su web, youtube, facebook y los sitios habituales. Quedan 5 para acabar la temporada, así que aún estáis a tiempo de poneros al día. Echadle un ojo y ya me contaréis qué os pareció.

A %d blogueros les gusta esto: