Archivo | Top Gear Australia RSS feed for this section

Las cenizas de Top Gear Australia

18 Nov

En cricket, hay un torneo más o menos bianual entre Inglaterra y Australia llamado “The Ashes”, porque se supone que dentro del trofeo están las cenizas de una pelota de cricket incinerada. Es tan popular, que a todos los enfrentamientos en cualquier campo entre estos dos países les llaman así.

Top Gear Australia no podía ser menos, asi que para celebrar el cambio de cadena de SBS a Nine y el tener dos nuevos presentadores decidieron celebrar su propio “Ashes”, y medirse en duelo contra los chicos del Top Gear original para empezar su tercera temporada. Cierto es que ésto ya se había visto cuando los ingleses se enfrentaron a los alemanes de D-Motor, pero siempre es agradable ver estos piques.

Lo más importante de cualquier Top Gear no son los coches, ni siquiera lo que hacen con ellos. Son los presentadores y sobre todo, la química que tienen entre ellos. Al fin y al cabo, no es un programa sobre el mundo del motor, es un programa de entretenimiento sobre tres aficcionados a los coches que se putean entre ellos. En las dos primeras temporadas, sí que entendieron esto, pero no fueron capaces de llevarlo correctamente a la pantalla. Charlie Cox, Warren Brown y James Morrison quizá serán grandes conocedores del mundillo, pero simplemente no funcionaban en este sentido. Sí lo hace Steve Pizzatti, que es el único que queda del triunvirato original, y con Shane Warne y Ewan Page pienso que este asunto queda solucionado. Nunca serán Clarkson, Hammond y May y afortunadamente no intentan serlo (al contrario que sus predecesores), pero la química que hay entre ellos es innegable.

En cuanto al especial que da el pistoletazo de comienzo a la tercera temporada, quedé bastante encantado, y es posiblemente el mejor episodio de Top Gear Australia hasta el momento, y esa mejoría se sigue viendo en el primer programa de la temporada regular, así que parece que el cambio de cadena ha sentado bastante bien. Ha tenido dos partes bien diferenciadas: el viaje por el Reino Unido para conocer a la industria automovilística británica más a fondo, y el propio duelo.

Los dos segmentos han tenido sus pros y sus contras. El primero ha sido muy entretenido e informativo, pero los efectos de cámara han sido bastante cutres. El segundo, ha sido divertido y los seis se han llevado muy bien, pero en algún momento ha parecido demasiado guionizado (Richard Hammond con el 1.1, te miro a tí). La espectacularidad también estuvo presente, y destaco dos momentos: los aussies en los Peel P-50 parados con los leones rodeándolos y el adelantamiento del Stig inglés a Steve en la carrera de rally.

Con el debut de Top Gear USA en menos de 10 días, sabiendo que además de Australia, existe Top Gear Russia y que D-Motor es como si fuera la versión alemana, estaría bien ver en el futuro un Top Gear: World Championship entre los cinco países y los que vayan teniendo franquicia en el futuro. Yo al menos me lo tragaría como si de un bote de nata montada se tratase.

A %d blogueros les gusta esto: