Archive | Royal Pains RSS feed for this section

Un dolor muy real

3 Mar

Tenía mis muchas dudas de que Royal Pains funcionara fuera de la temporada veraniega, a la que la lógica dice que pertenece. Esta minitemporada 2.5 que acaba de terminar deja bastante claro que mi incertidumbre no era infundada, y que más allá del periodo estival esta serie no tiene sentido, por mucho que las audiencias digan lo contrario.

Una vez más, las situaciones forzadas, los diálogos chungos y las malas actuaciones han estado a la orden del día en esta tanda final de entregas de Royal Pains. Tampoco es tan mala como Shit My Dad Says (le daré pana a esta serie por los siglos de los siglos, sí), pero sí que clama al cielo que cosas como estas sean de las más vistas en cable. Eso es lo que me duele a mí, y la cura no es que Hank venga a echarle un ojo al tema, sino que se pire para siempre.

Pero bueno, vamos a dejarnos de obviedades y comentemos un poco lo que ha pasado. Todo el mundo sabía desde el momento en el que se nos comunicó que tenía que participar en un matrimonio concertado que la cada vez más insoportable Divya no se iba a casar con el marido ese de pega que le pusieron. Probablemente la trama de esta chica haya sido una de las cosas más previsibles que he visto en una serie durante los últimos tiempos. Sé que en un futuro no muy lejano, Evan acabará con ella, las cuestiones son más bien el cuándo y el cómo. En algún momento Paige tendrá que desaparecer de la imagen, y pienso que cuando esto suceda será el instante que Divya aproveche para pegar el zarpazo.

También era previsible que Hank acabara con Jill, a pesar de que metieran por el medio a la doctora rubia esta para darle una emoción a la cosa que nunca llegó. Iba a decir que nada del otro mundo en ese frente, pero es que toda la serie es nada del otro mundo, y como no es buena escritura el reiterar redundancias paso.

Quizá lo único mínimamente interesante haya sido la historia del padre de Hank y Evan, y la de Boris y Marisa, que son los solitarios intentos que hace la serie por tener unos arcos argumentales un pelín ya no pasables, sino con una pizca muy pequeña de complejidad. La manera de intercalar a los tres personajes teniendo al noble alemán en el centro de la pirámide ha sido un pobre highlight de una temporada bastante mediocre por no decir otra cosa, y que aún así, una vez más, volvió a resultar en un desenlace previsible aunque demasiado acelerado, con la decisión de ir a la cárcel del padre a pesar de dudar hasta el último momento de si aceptar la oferta de Boris y fugarse o hacer lo honorable.

Como véis, todo bastante olvidable. Realmente, no sé por qué continúo viendo esta serie si sé que no me aporta absolutamente nada de nada, así que me voy a plantear si seguir con la tercera temporada cuando la estrenen en verano o directamente pasar de ella. Veremos como está mi calendario seriéfilo de aquellas.

¿Qué voy a ver en la midseason 2011?

9 Ene

Hoy domingo empieza la midseason de verdad, así que va siendo hora de darle un repaso a los nuevos estrenos que tengo pensado ver a no ser que haya un cataclismo de proporciones apocalípticas, de echarle un ojo a otras a ver qué tal están, y de repasar qué series de las que ya seguía antes comienzan temporada nueva; todo durante enero y febrero. Por supuesto, este calendario está sujeto a posibles añadidos una vez que la gente vaya hablando de otras series que en principio no tenía pensado ver.

Nuevos estrenos

Episodes (9 de enero, Showtime)

Shameless US (9 de enero, Showtime)

Lights Out (11 de enero, FX)

Spartacus: Gods of the Arena (21 de enero, Starz)

Mr. Sunshine (9 de febrero, ABC)

Le echaremos un ojo

Bob’s Burgers (9 de enero, Fox)

Skins USA (17 de enero, MTV)

Portlandia (21 de enero, IFC)

Nuevas temporadas

V (2ª, 4 de enero, ABC ): Tenéis por aquí mis opiniones sobre el primer episodio de este año.

Hustle (7ª, 7 de enero, BBC)

Californication (4ª, 9 de enero, Showtime)

Shameless (8ª, 10 de enero, Channel 4)

The Ricky Gervais Show (2ª, 14 de enero, HBO)

Parks and Recreation (3ª, 20 de enero, NBC)

Royal Pains (2.5ª, 20 de enero, USA)

Archer (2ª, 27 de enero, FX)

Skins (5ª, 27 de enero, Channel 4)

Secret Diary of a Call Girl (4ª, 27 de enero, ITV)

Justified (2ª, 9 de febrero, FX)

 

El médico de los ricos

27 Ago

Seguimos con los finales, y esta vez le toca a la segunda temporada de la serie de USA (el canal y el país), Royal Pains, que acabó ayer su temporada de verano (algunas cadenas de cable compran temporadas de muchos episodios y las parten en dos tandas).

Si no sabéis de que va os lo cuento. Hank es un médico neoyorkino que un día la caga bien cagá en el hospital en el que trabajaba, así que con la ayuda de su hermano y de un millonario noble alemán decide reanudar la vida como médico privado para los ricos que viven en los Hamptons. Contratan a una asistente y se medio lía con la directora del hospital público. Y a partir de ahí, pues un procedimental ligerito sin mucho que aportar, y por qué no decirlo, bastante maliño.

¿Que por qué es tan mala? Pues por muchas cosas. La primera es la falta de realismo de una serie que a pesar la autoconsciencia de serie de verano que tiene, parece que algo en serio sí se toma a si misma. Y esa  falta de realismo se nota en varios detalles, como por ejemplo, la vena McGyver que le sale a Hank, que es capaz de curar las cosas más difíciles con dos trozos de cartón y un poco de fixo, o el hecho de que una de las doctoras, no recuerdo si era Divya (la asistente) o Emily Peck (la competencia), en uno de los capítulos se sacara del bolso una botella de oxígeno de un tamaño bastante grandecillo justo en el momento más necesario.

Por otro lado, tenemos a los personajes. Hank es muy prepotente. Se intenta ir de graciosillo cuando la verdad es que dice las cosas con una superioridad y un mirar por encima del hombro que te hacen decir “chaval, vete pa’casa”, y cada vez creo más que es algo involuntario por parte de los guionistas. Luego tenemos a Jill, que aparenta no más de 30 años y se ve demasiado joven para ser toda una directora de hospital. Sólo hay que mirar ese mismo puesto en otras series (Cuddy en House, Akalitus en Nurse Jackie) o en la vida real. Pero claro, es que si no no podían liarla con Hank y permitir que este tuviera acceso al equipamiento del hospital a la vez.

Y luego está la estructura del capítulo. Todo parece normal, hasta que parece que el capítulo se acaba, todas las tramas están cerradas y estás preparándote ya para darle al stop y poner otro episodio de algo decente. Pero no, resulta que es una pausa de publicidad y aún quedan entre cinco y ocho minutos más, que los guionistas usan para profundizar en arcos argumentales que están ahí durante toda la temporada aunque muchas veces no lo parezca (vale que en la segunda temporada tienen más presencia, pero aún así…) o directamente en tonterías que no aportan nada. Ya que tienen que rellenar los  45 minutos con algo, ¿qué les cuesta ir intercalando esas cositas durante el resto del tiempo?

Sinceramente, Royal Pains es el tipico caso de “la veo yo y ya os la cuento para que ni os molestéis”. Pues eso, ni os molestéis.

A %d blogueros les gusta esto: