Archivo | Corea del Sur RSS feed for this section

Coreanos dándose de hostias

6 Nov

Lo reconozco, no tengo ni puta idea de lo que se cuece en el mundo de las series fuera de algunas partes de Europa y del mundo anglosajón. Normalmente, tampoco me ha interesado. Y de Asia aún menos, he visto Fullmetal Alchemist y Death Note casi por casualidad. Corea del Sur en este ámbito para mí es como si fuera Saturno, vamos, quitando 10 minutos de un culebrón que vi un día en el canal Arirang de Digital +, nunca he visto absolutamente nada y no era capaz de nombrar ninguna serie de allí.

Pero el otro día descrubir a través de no recuerdo qué blog una serie llamada Iris. Y el argumento me tenía muy buena pinta, así que por fin me decidí a echarle un ojo a una de estas series extraterrestres tan raras.

El argumento hasta donde he visto, que sólo ha sido el primer episodio, es sencillo. Dos hermanos pertenecientes a las Fuerzas Especiales de Corea del Sur conocen a la misma mujer en situaciones diferentes, y ambos se enamoran de ella sin saber que el otro ha hecho lo mismo. Un día, son secuestrados y torturados, con la intención de convertirlos en superespías, y resulta que fue la propia mujer esta y un colega exitoso en la vida del pueblo de los hermanos, que trabajan para una agencia secreta. Y para esto, una hora.

Y es que sí, ha habido un huevo de relleno innecesario. La parte de la discoteca, por ejemplo, sobra completamente. Los diálogos (asumiendo que no sean errores de traducción, porque yo de coreano cero) a veces son algo tontos. Pero esto son cosas que se pueden arreglar en siguientes capítulos, y espero que así sea.

Eso sí, se ve que la KBS ha puesto pasta, y mucha. Y si algo nos han enseñado las pelis de Bruce Lee y de Jackie Chan es que a la hora de grabar escenas de acción, nadie lo hace mejor que los orientales. Estas partes están bien conjugadas con momentos cómicos, que me recordaron mucho al humor de animes como Chicho Terremoto. Además, los actores están bien (sólo valoro gestualmente, en voz y entonación y todo eso no entro que ni zorra).

De momento Iris me ha resultado interesante por una par de razones. La primera es el inicio: se ve a un agente secreto surcoreano en una misión secreta en Hungría (y se veía que las escenas estaban de verdad rodadas en Budapest, por cierto) con el objetivo de matar al Primer Ministro de Corea del Norte. Lo raro es que, aunque después buscan que le des tu simpatía al espía, te pintan a Corea del Sur como la mala de la película. ¿Os imagináis a una serie estadounidense poniendo al país como terrorista y malo, sin que haya por medio una conspiración secreta de la que el Presidente no tenga conocimiento? Yo tampoco.

Y la segunda es algo menor, pero que me llamó mucho la atención. El primer episodio de Iris está lleno de referencias a acontecimientos históricos. Esperarías que fueran sobre el pasado de Corea, pero no, todos los hechos mencionados son occidentales. El asesinato de Kennedy, el papel que tuvo Hungría en la caída del Muro de Berlín o la Guerra del Golfo son mencionadas. Pero lo interesante no es eso, es que cada vez que nombraban algún término sobre el que los coreanos pudieran tener dudas, se ponía una especie de aclaración en pantalla explicándolo. Cuando lo ví lo flipé. ¿Esto es algo común en las series de por allá?

Pero bueno, si la serie sigue en la línea de este primer capítulo, que de momento ha sido suficiente como para hacerme ver un par de episodios más y me ha valido como introducción inicial a todo lo que se cuece por allí, tendremos un show normalito tirando a pasable. Ya os contaré cuando llegue al episodio 20, final de la primera temporada.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: