Las distancias de Shameless

29 Mar

Creo que no es la primera vez que digo por aquí que las dos primeras temporadas de la Shameless original son grandísimas, sin duda de lo mejor que ha dado la televisión británica. Por eso no entiendo la decisión que ha tomado su contrapartida estadounidense de fundirlas y convertirla en una sola.

Y no lo entiendo por un motivo en concreto. Resumir veintipico episodios en doce te quita libertad para desarrollar tus propias tramas y tus propios personajes, lo que te resta el elemento de distanciamiento tan necesario en este tipo de remakes. Y tirando un poco más de la manta, si tienes un buen material de base, ¿por qué no aprovecharlo todo lo que puedas y extenderlo durante las dos temporadas que dura de verdad, y así te aseguras una continuidad entre ellas más suave?

Pero bueno, a pesar de eso, Shameless US acabó alejándose argumentalmente todo lo que pudo de la serie de Channel 4, aunque no fuera mucho. Ethel (la niña de cogida de Kev y Verónica) junto con ciertas características de los personajes eran los ejemplos más claros hasta que llegamos al season finale, y esa resolución un tanto sorprendente si sabes como termina la segunda temporada de la versión inglesa. Pero claro, aquí no tenían que lidiar con el hecho de que la actriz que hacía de Fiona dejara la serie. Estoy seguro de que el año que viene, gracias a ese final, la cosa cambiará muchísimo y Shameless US dejará de inspirarse tanto en la gente de Chatsworth y buscará su propio camino en las tramas.

Donde sí lo ha encontrado desde un principio es en el aspecto visual. Cuando Showtime echó el primer capítulo allá por febrero, una de las críticas más constantes fue que la suciedad omnipresente de la versión inglesa había desaparecido por completo. Pues bien, pienso que Shameless US es como el típico coche que no ha visto un túnel de lavado en su vida: va lentamente cogiendo capas de polvo hasta que alguien escribe con los dedos “cerdo” en el maletero. Y esta serie ya está en ese punto, el season finale no está tan limpio como el piloto. Pero claro, también hay que tener en cuenta que las motas de polvo de Chicago no son las mismas que las de Manchester. Si en Inglaterra impera una suciedad verbal por encima de la visual, en Estados Unidos la cosa da la vuelta, y esa escena en los últimos momentos de todos los papeles en la calle volando alrededor de Lip lo demuestra. Los de Showtime no se cortan en apelar a imágenes más… digamos asquerosas para reforzar la idea de clase baja.

Quizá leyendo esta entrada pueda inferirse la idea de que la serie no es tan buena como debería o que languidece en comparación a la versión inglesa. Todo lo contrario. Viendo que los responsables han buscado una adaptación fidedigna al original, creo que no se podría haber hecho mejor, y Shameless US es de calle uno de los mejores estrenos del año.

Anuncios

2 comentarios to “Las distancias de Shameless”

  1. martinyfelix 29/03/2011 a 23:09 #

    El humor británico es muy burro para el público americano, aunque sea Showtime, pero si se saben manejar bien dentro de su propio estilo (y la premisa de la serie es Showtime 100%) otro éxito para el carro.
    Y más no te puedo decir, que prometí ver los pilotos de ambas versiones y elegir cual ver (al final me quedaré las dos, ya verás) y aún no lo he hecho.

    • fryant 31/03/2011 a 01:00 #

      Pues sí, y sí que saben manejarse muy bien. Así que ahí están los datos, mejor debut para Showtime desde hace un huevo y unas audiencias que crecen y crecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: