La otra cara del platillo volante

16 Feb

No es ningún secreto que la nueva V decepcionó a casi todo el mundo. Cierto es que la serie original no era precisamente una maravilla (las miniseries son otro cantar, sí son buenas a pesar de que no hayan aguantado muy bien el paso del tiempo), pero ese estatus de culto que pocas otras consiguen y que ella sí tiene abría esperanzas a que al menos se hiciera algo de una calidad moderada. Desgraciadamente, no fue así, y aunque es uno de mis placeres culpables, hay que reconocer que es de lo peorcito de la parrilla estadounidense ahora mismo.

No voy a entrar en el porqué (ejem, Tyler) pero se esperaba que el cambio de showrunner diera un vuelco a todas esas cosas que no funcionaban y enderezara un poco el rumbo, sin embargo, tampoco fue capaz de cumplir las expectativas. Hasta que de repente, llegó el episodio 6 de la segunda temporada, “Siege”.

A falta de cuatro episodios para acabar esta tanda de diez y en medio de los sweeps, cogen y en un sólo capítulo matan a tres personajes más o menos importantes, cierran tramas, abren otras más prometedoras y ponen más cosas en juego que nunca, en una entrega que pareció más un final de temporada que un capítulo normal, por mucho que sea en época de medición pormenorizada de audiencias.

Recapitulemos. Por un lado el odioso Ryan es descubierto como espía, se le caza y se le deja atado en el edificio que explotó sin saber todavía si está vivo o muerto (por favor, que haya muerto). En la misma explosión, muere Eli Cohn, líder de la Fifth Column. En el tiroteo que sigue al desconcierto causado por la deflagración la palma Joe, el padre de Tyler, con el que justo antes Erica se había por fin reconciliado. Y además, como resultado de la semana pasada, al principio de todo también Marcus se va a criar malvas. Ya sólo con esto hubiera quedado un capítulo completito completito. Pero no, los guionistas quieren más, así que vamos a sacarnos de la nada que Hobbes es un espía en lo que es un clara aplicación de la técnica del ensayo/error con la trama que tuvo Ryan con su hija híbrida durante toda esta temporada, vamos a dejar claro que a Jack lo echan de la Iglesia y además, vamos a hacer que Erica sea la jefa absoluta del mayor grupo terrorista/ejército de liberación del mundo de V y de paso metemos un personaje nuevo que haga de su nueva mano derecha. ¿Suficiente ya? Claro que no, ¿y los visitantes? Ah, cierto, entonces hagamos que la princesa y la reina madre secuestrada, que para más inri y en un claro alarde publicitario para llamar la atención es nada más y nada menos la Diana de la serie original, se conozcan de una vez y se alíen para darle p’al pelo a Anna, quien contará con la finalidad un Tyler que ya vive en la nave espacial. Rico, rico y con fundamento.

Es decir, en un sólo capítulo han puesto patas arriba los cimientos de la serie ya no sólo en términos de la historia que está contando, sino de elenco y en general de actitud. Las últimas frases del episodio son tanto una declaración de intenciones de Erica hacia los visitantes como una del showrunner y de los guionistas hacia el público: ahora somos nosotros los que vamos a la ofensiva. Habéis visto que no tenemos miedo en revolucionarlo todo, así que no os rindáis que al final veréis como a partir de ahora esta serie va a merecer la pena.

¿Sabéis lo peor de todo? Que me lo he creído. La situación se plantea interesante, y si son capaces de desarrollarla bien pasaremos de estar jugando a una mezcla del escondite y el gato y el ratón a un combate de tú a tú a cara de perro, en el que los peores personajes parece que desaparecen (como digo Ryan tiene pinta de estar muerto, y espero que una vez que Tyler ya esté en la nave pierda bastante importancia) y los pasables empiezan a tener algo más que hacer que escapar de los lagartos. La pena es que no hiciera esto antes, en el primer capítulo de la temporada, porque me parece que ya es demasiado tarde: la cancelación es bastante segura.

Anuncios

Una respuesta to “La otra cara del platillo volante”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cobardía interplanetaria « Diario de un seriéfilo - 18/03/2011

    […] mar En la última entrada que escribí por aquí sobre el remake de V dejaba entrever una cierta esperanza por que la serie enderezara un rumbo que está más perdido […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: