La montaña de mierda de Hank Moody

10 Ene

En los próximos días, entre otras muchas cosas, habrá que analizar todo lo que pasó este domingo, ¿no? Nada más y nada menos que los chicos de Showtime estrenaron dos series y la nueva temporada de la que nos ocupará en esta entrada: Californication. Y no empezó nada mal. Y sí, aunque se filtraran los dos primeros episodios de ésta como de Episodes, para mí sí empezó ayer. Odio ver los preairs.

Pero bueno, al tema. Este año empezamos con Hank saliendo del trullo 72 horas después de haber entrado al final de la temporada pasada, sólo para encontrarse que sus actos a lo largo de este tiempo han ido acumulando un montón de mierda en un cajón que ha acabado por no dar más de sí, y con un poco de ayuda del manager de Mia ha explotado definitivamente. Este primer episodio nos deja claro que Moody, mientras se ve como la comidilla del cotilleo nacional, va a tener que lidiar con algo que hasta ahora, salvo con su familia, le había resbalado bastante: las consecuencias.

La primera y más directa es el cabreo de su familia al enterarse tanto Karen como Becca de que se tiró a Mia en el primer episodio de la serie. Estoy seguro de que el haber sido echado de casa y el haber acabado su relación de esa manera llevará al escritor a su punto más bajo desde el inicio de la serie, incluso más que en la primera temporada. Cómo conseguirá salir ya es otro asunto.

Pero no es la única. Sus problemas con la policía se han agravado, ya no por la hostia que le pega al policía en el season finale del año pasado, si no porque de repente se ve de nuevo en una celda con una acusación de estupro a las espaldas (me acabo de enterar de que se llama así, por cierto). Y esto ya no es una coña que se soluciona con un par de noches en el calabozo, suele haber penas de prisión de meses o años. Estoy seguro de que no acabará yendo a la cárcel, pero el susto no se lo va a quitar nadie.

Ahora, como dice el refrán, cuando Dios cierra una puerta abre una ventana. No todo es malo, todo este escándalo acelera la producción de una película sobre Fucking & Punching, esta vez con él como autor verdadero del libro y del guión subsiguiente en el que tendrá una mayor libertad creativa comparada a la que tuvo en la adaptación de God Hates Us All. Aparte de la pasta que va a ganar, que va a ser mucha, ya le dio una noche de sexo con la prota de la peli, que además es una de las actrices del momento en Hollywood. La recreación de la escena del puñetazo (casi plano por plano, por cierto) que le sirve como autocastigo y a la vez recordatorio, es de lo mejor del capítulo. Además, a Hank siempre le quedará Charlie Runkle, que también tiene un huevo en su plato con el divorcio, con intentar volver a la agencia y con tratar de tirarse a 89 mujeres más antes de morirse.

Eso sí, mientras todo eso pasa, Moody siempre tiene en cuenta a la que es la verdadera prota de la serie aunque tenga menos tiempo en pantalla, Becca. El amor por su hija suele dejarnos los momentos en los que el personaje de Duchovny se desnuda emocionalmente, y este capítulo no fue la excepción. Será interesante ver cómo recupera la correspondencia de ese amor y el perdón de la adolescente rockera mientras intenta salir del pozo de mierda en el que se encuentra ahora mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: