Tiempo de un killer, tiempo de Miller

27 Dic

Como dije en el último post, durante este parón estoy viendo 30 for 30, la serie de documentales hechos para ESPN en conmemoración del 30 aniversario de su primera emisión en 1979. Llevo vistos ya unos cuantos, y hay algunos que no me parecieron nada del otro mundo, pero luego hay otros que me encantaron, como “The U”, “Small Potatoes: Who Killed the USFL?” o “The Band That Wouldn’t Die”, pero la joya de la corona hasta el momento es claramente “Winning Time: Reggie Miller vs. The New York Knicks”.

Winning Time es la perfección hecha documental. Entretenido, gracioso, emocionante e informativo, lo tiene todo. Los entrevistados están tremendamente inspirados, sobre todo el propio Reggie Miller (impagable el momento en el que comenta que le jodió enterarse tarde de que la madre del Knick John Starks le defendió y no poder usarlo para putearle). También están muy bien Spike Lee (“Nuestro CI baloncestístico no era de los más altos”), Patrick Ewing (“Odio a Reggie”) y Cheryl Miller (“¿Y falla? ¿Estás de coña?). Cuando ni uno sólo de los personajes implicados fallan en ser interesantes y divertidos, es porque el entrevistador está haciendo algo muy bien. Ese es el primer punto fuerte de este documental.

El segundo es el montaje. Detalles como escuchar la voz de alguno de los protagonistas doblando de memoria lo que estaba diciendo en la cancha en aquel momento o el uso de la música, como en los primeros momentos de la cinta en los que se nos muestra la victoria de Miller sobre Starks en el juego de la provocación al ritmo del Turandot de Puccini, son simplemente deliciosos, y establecen el tono perfecto para el resto del documental, la épica de coña.

El tercero es la historia en sí misma. Cada rivalidad deportiva norteamericana da para una película propia, pero ésta tiene elementos que la hacen aún más interesante. Como digo, la épica de los segundos finales de esos dos partidos es impagable, pero es que todo lo que la rodeó, como los comentarios de Spike Lee caldeando el ambiente, los puteos de Reggie Miller, el enfrentamiento entre paletos vs. pijos de ciudad llevan a esta una cota de interés más elevada o su fugacidad e intensidad llevan esta a cotas muy altas de interés.

Y el cuatro y último es común en casi todos los documentales de esta serie. Los directores, en este caso Dan Klores, suelen tener algo que ver, aunque sea tangencialmente, con lo que relatan en su obra. Eso provoca que el toque emocional esté siempre presente, lo que les da un nivel de profundidad que es difícil de encontrar en otro tipo de documentales, tanto emotiva como infomativa.

La verdad es que sorprende que una cadena como la ESPN, que se dedica casi exclusivamente a retransmitir eventos deportivos, se salga de los márgenes para producir este tipo de cosas, que si bien ha sido por una ocasión especial, ya han anunciado que van a seguir con ellos en un futuro no muy lejano. Seguro que les ha dado bastante prestigio, al menos para mí se lo han ganado.

Anuncios

2 comentarios to “Tiempo de un killer, tiempo de Miller”

  1. Txuf 10/01/2011 a 18:57 #

    Peazo de documental donde los haya. Como tú dices, un guión cojonudo que te va metiendo sin que te des cuenta, casi de soslayo, los elementos que más adelante van a ser importantes. Como cuando te hablan de las rodillas doloridas de Ewing, diez minutos antes de que esto se convierta en un hecho importante cuando falla el lanzamiento final (No machaca la canasta porque la rodilla no le permite coger el impulso necesario, por eso se ve obligado a hacer la fallida bandeja) .

    Además, yo soy un friki del basket, y conocía la larga tradición de Indiana en baloncesto. Pero no un baloncesto cualquiera, sino un baloncesto bonito, de defender, de juego en equipo, de más de cinco pases por jugada y de tirar sólo cuando es necesario. En contraposición estaba Nueva York, cuna de los jugones callejeros por excelencia, pero cuya máxima absoluta es el individualismo puro y duro, mates, más pasos de los reglamentarios etc…

    Así que sí, fui con Indiana a muerte todo el documental jejejejejeejej

    Por último un detalle: El entrenador de los Knicks era Pat Riley, que era para el baloncesto lo que cruyff y guardiola juntos al futbol, y que debió sufrir esquizofrenia cuando llegó a Nueva York, porque (como bien dicen en el documental) convirtió a su equipo en uno de los más duros y agresivos de la liga.

    • fryant 12/01/2011 a 21:22 #

      Es grandísimo. A ver si puedes echarle por ahí un ojo a otros de la serie, que merece mucho la pena.

      POr cierto, sobre Indiana, no se puede decir que es un equipo limpio y que juega en equipo cuando está Ron Artest en él. Y pensar que ahora está en mis amadísimos Lakers…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: