No sin mi hijo

3 Dic

Hubo (y todavía hay) mucha polémica alrededor de la tercera temporada de Sons of Anarchy, que acaba de terminar hace unos días. Por un lado están los que apoyan a Kurt Sutter y a la visión que tiene para su serie, en la que los eventos de este año y en concreto la historia de Irlanda toma una importancia providencial en la evolución del club y del propio Jax en las creo que son 4 temporadas más que tiene previstas para SAMCRO; y por el otro está la gente, como Alan Sepinwall, que se queja bastante del transcurso de estos 13 capítulos.

Personalmente, pienso que si esta temporada ha sido buena o mala no se sabrá hasta tener un contexto más amplio, es decir, probablemente hasta la penúltima o última temporada. Hay que tener un poco de confianza en Sutter, de momento no ha demostrado que no la merezca. Eso sí, esto no quiere decir que no haya habido decisiones cuestionables en momentos puntuales (y sobre todo me refiero a las reacciones cada vez más imbéciles de Tara en los muchos momentos de tensión por los que ha pasado este año).

Esta tercera temporada ha sido muy difícil de seguir, sobre todo si la has visto a ritmo americano, semana tras semana. No se nota tanto al verlo en modo maratón, pero el que la duración haya sido de sólo dos semanas en el tiempo relativo de la serie cuando para nosotros han sido trece hace que el valor narrativo de ese elemento se disperse, dando una sensación efectiva de cansacio por ver siempre el mismo tema: Abel.

Abel p’arriba, Abel p’abajo, Abel pa Irlanda… La persecución de los Sons al hijo de Jax siempre dio la sensación de estar trabada por elementos introducidos por los guionistas para hacerla más larga, a pesar de que todos sabíamos al final de la temporada dos que tarde o temprano íbamos a ir a Irlanda. Retrasarlo al último tercio de los capítulos no me produjo más que desesperación, pues quería llegar ya ahí para ver que se cocía en SAMBEL.

Y allí se cocía una buena, tan buena que fue lo mejor de la temporada. Antes de nada, hay que felicitar a los responsables de que a pesar de que realmente no han rodado en la isla más que exteriores y con un equipo muy pequeño, en ningún momento dio sensación de cutrez y falsedad al ver a Jax y compañía en los decorados que se suponía que eran Irlanda, y el montaje  contribuyó mucho a eso. Dicho esto, la historia allí estuvo muy interesante, con traiciones y revelaciones varias y explosiones y tiros que taparon muchos de los defectos que hubo en capítulos previos.

El mayor problema lo tuve con el frente de Charming. Dejando a un lado lo que comentaba arriba sobre Tara (y que es extensible a todas las veces que los Sons pudieron asesinar a Álvarez y no lo hicieron), las historias que allí se desarrollaron no fueron nada del otro mundo. Empezando por el padre de Gemma, que prometía darnos una cierta visión del su desarrollo como persona y lo que la llevó, al menos en parte, a ser como es, y que falló completamente. Luego está toda la historia de Stahl, que pasó de ser una agente corrupta a ser una psicópata en toda regla conviertiéndose en una caricatura en si misma, y terminamos con todos los juegos de poder de Jacob Hale, que sí, que ponen interesante la política local, pero que era evidente que necesitaban más atención de todos.

La cuarta temporada, prevista para dentro de un año, podrá a los Sons en un escenario en el que habrá cambiado todo. Lo interesante, más que las tramas que se han abierto en el grandísimo season finale, será ver cómo se adaptarán a la nueva situación en Charming y en sus instituciones. Ya tengo ganas de que llegue, a pesar de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: